Entrevistamos a Defreds: «No escribo poesía ni soy poeta»

10:32:00

Antònia Fontirroig
Supera los 90.000 seguidores en Twitter y hoy sale a la venta la novena edición de Casi sin querer. El título hace honor a esos textos y tuits cotidianos que escribía —escribe— en la red y que, sin pretenderlo, acabaron formando parte del que ha sido su primer libro. Le reconoceréis como Defreds, pero se llama José y es de Vigo.

¿Cómo se define José y cómo se define Defreds?

José es Defreds también. José es más o menos como Defreds pero no está todo el día pensando en amor y desamor y demás. Es la misma esencia.

De pequeño, ¿qué querías ser de mayor? ¿Habías fantaseado alguna vez con la idea de escribir y ser reconocido por ello?

No, la verdad es que no. Nunca pensé en ello porque nunca vi ninguna posibilidad de eso. Creo que de pequeño me hubiera conformado con sentarme en una oficina y estar tranquilo o con viajar mucho.

Casi sin querer te ha llevado por muchas ciudades de España, ¿a qué sitios te queda por ir a firmar?

Intento cubrir un poco todo. He ido a ciudades más grandes y en algunas he repetido. En mi casa (Vigo) he firmado cuatro veces ya; en Madrid, cinco; en Sevilla un par... Y luego pues, Barcelona, Valencia, un montón de Andalucía, Valladolid... De todo. Ahora voy a hacer una gira muy grande de diez días. Intento cubrir todo lo que puedo, pero no depende siempre sólo de mí. Tengo ganas de ir, —aunque no está cerrado ni sé si me cuadrará bien— a Córdoba y Alicante, porque de momento no he podido...

Tienes olvidadas las islas...

No te creas, en Canarias y en Baleares sé que me lee mucha gente y lo estoy intentando; pero depende de la editorial, que son los que tienen que pagar los viajes y demás. No depende de mí, pero las tengo en cuenta.

¿Por qué empezaste a escribir?

No creo que exista un momento en el que dijera: "voy a empezar a escribir". Cuando era pequeño lo que más me gustaba era leer —no libros del colegio precisamente—, pero sí leí un montón de libros. Y también me gustaba escribir cartas y... le fui cogiendo el gusto.

¿Qué fue lo primero que recuerdas haber escrito?

Cartas de amor (risas).

¿Te asustaba al principio la idea de publicar en papel tus textos?

Un poquito. No asustar de miedo, sino de ver qué iba a pensar la gente, si iba a gustar o no... Pero lo que es miedo en sí, no.

¿Cuál es el mejor momento del día para escribir?

Me gusta mucho por la noche, pero si me pilla cualquier otro momento en el que tengo muchas ganas, pues escribo.

Tras la aventura de escribir, publicar y ser leído, ¿a qué conclusiones llegas? ¿Qué ha sido lo más reconfortante de todo ello?

Sinceramente, lo que más reconforta es ver que hay gente a la que leerme le ayuda.

¿Te fijas en tus lectores? ¿Suelen ser jóvenes o los hay de todas las edades?

Al principio eran sobre todo jóvenes, pero hay de todo: hay adolescentes, hay universitarios, hay gente más mayor; cada vez más. Desde que tengo Facebook ha subido un poco la media de edad de mis lectores. La gente puede pensar que sólo me lee gente adolescente o joven porque es la gente que va a las firmas.

¿Cuáles consideras que son tus principales influencias creativas?

No lo sé, la verdad. He leído muchos libros a lo largo de mi vida, pero no creo que hayan influido en mi estilo... Yo no escribo bien, yo escribo a mi manera.

¿Hay una musa de carne y hueso detrás de tus textos?

Siempre hay personas reales detrás de mis textos, ya sean conocidos míos o de gente cercana.

¿Te arrepientes o avergüenzas de algo de lo que has publicado?

Avergonzar o arrepentir, nunca. Hay textos que, a medida que va pasando el tiempo, te das cuenta que has cambiado o has madurado; pero avergonzarme de lo escrito, nunca.

A menudo se dice que "sobran poetas y falta poesía". ¿Qué es la poesía para Defreds?

No tengo ni idea. Yo no escribo poesía ni soy poeta. Si lo puedo definir de alguna manera es como algo escrito que hace que sientas algo de verdad, pero yo no estoy en ese lado.

Tus textos suelen ser breves, pero aun así, ¿te ves algún día escribiendo y publicando una novela?

Por gustar sí, pero no lo creo porque no creo tener calidad como para hacerlo.

¿Va a haber un segundo libro de Defreds?

Sí, y voy a repetir con Frida. Pese a haber tenido un montón de ofertas de editoriales enormes, he valorado a quien me quiso cuando no me quería nadie.

¿Qué recuerdos tienes de la experiencia de empezar a escribir en Twitter, junio de 2010?

Al principio escribía chorradas, como todo el mundo: míticos chistes, sobre fútbol, música... Un día empecé a escribir sobre las cosas que me pasaban. Me lo tomaba como hobby.

Se escucha música de fondo, ¿qué es?

Ahora mismo, Rayden. (Acerca el auricular del teléfono al altavoz y oímos claramente unas estrofas de Mariposas).

¿Qué importancia tiene la música en tu vida?

Toda, porque llevo toda la hora escuchando música y sigo, y cuando escribo, escucho música. Y mientras hago esta entrevista, estoy escuchando música.

Parafraseando la mítica frase de la película de David Trueba que dice que hay canciones que te salvan la vida, ¿puede haber textos o libros que te la salven?

A mí y a todos, sí.

¿Cuáles son tus lecturas preferidas?

Me gustan los libros de relatos y los libros de miedo y de suspense. Mi favorito es Stephen King.

¿Qué artistas —de cualquier rama— son para ti imprescindibles?

David Summers, Andrés Suárez y Luis Alberto de Cuenca.

¿Qué es lo más absurdo que has hecho por amor al arte?

¿Por amor o por amor al arte? (Risas). Absurdas, miles de cosas: escribir a quien no quería que le escribiera, escribir cosas que no venían al caso... Tonterías.

Una razón para escribir lo que escribes.

Fácil: son cosas que me pasan, entonces es muy fácil escribirlas.

Lo más doloroso de escribir es...

Pensar y recordar, pero no necesariamente es malo. A mí, más que dolerme, me tranquiliza.

Si Defreds fuera un refrán diría...

El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta.

¿Qué hay en tu lista de cosas pendientes?

Pues nada porque procuro no dejar cosas pendientes, procuro disfrutar las que van llegando.

¿Qué haces cuando no escribes?

Pues llevar una vida normal como la que lleva todo el mundo: con mis cosas que hacer, quedando con mis amigos, con mi familia, de compras, al cine, salir...

¿Sueles leer las entrevistas que te hacen?

Sí, siempre.

¿Sobre qué te gustaría dejar constancia en una entrevista?

Pues no lo sé... Que detrás de todo esto no hay nada más que el haberle puesto ganas desde el principio, sin haberme marcado ningún objetivo. Y que yo no escribo poesía, eso lo quiero dejar claro siempre.

Antes de despedirnos, ¿quieres añadir algo?

Simplemente gracias por leerme y por encontrar algo en mis palabras.

Gracias a ti por prestarnos algo de tu tiempo. Nos leeremos en la red.



También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA