Estudio o felicidad en Corea del Sur

10:00:00

Esther Martínez
Corea del Sur es actualmente uno de los países que presenta los mejores resultados en su sistema educativo. En 2011 destrono a Finlandia de su primer puesto mundial en el informe PISA, además destaca en otras encuestas y sondeos como el TIMSS o el PIRLS.

El Gobierno de Corea del Sur invierte casi un 7% de su PIB en educación y destina partidas para enviar a sus mejores estudiantes a estudiar al extranjero. La enseñanza es gratuita y obligatoria de los 7 a los 15 años –incluyendo la educación primaria y tres años de secundaria- aparte reciben un almuerzo gratuito en la escuela. Para acceder a los estudios secundarios de 6 años de duración deben realizar un examen. Posteriormente para entrar a la universidad tienen que someterse a otro examen conocido como Sihom chiok (“el infierno de los exámenes”).

En 1945, tras la ocupación japonesa, la situación surcoreana era completamente diferente: la mayoría de la población era analfabeta y el nivel de vida era semejante al de Afganistán. Durante este periodo, la escasez de recursos naturales forzó a los diferentes gobiernos a enfocarse en potenciar la educación en busca de un posible desarrollo del país en el ámbito industrial, tecnológico y de la investigación. Para los surcoreanos, la educación paso a ser sinónimo de desarrollo económico.

Un informe de la OCDE en 1998 señala, como una de las claves del éxito coreano, el fuerte anhelo de educación de los ciudadanos. De ahí, su lema “si eres el primero en clase, lo serás en la vida”.

Esta competitiva filosofía deriva en intensas jornadas de estudio. A las seis o siete horas de clase en la escuela hay que sumar las cuatro o cinco en una academia privada- llamadas hagwon- y su posterior estudio en casa. Recibiendo más de diez horas de clases diarias se ven obligados a renunciar a su vida social y son sometidos a un alto grado de estrés.

Uno de los pilares de la educación coreana son los profesores, profesionales del más alto nivel, muy respectados y con elevados salarios. Otro importante punto de apoyo sería la implantación de las tecnologías de la información en las aulas. Existe además una plataforma digital de estudio, denominada Cyberhome, que permite reforzar la educación a través de internet. Finalmente, también poseen el EBS (Educational Broadcasting System), canal que emite clases por televisión e internet.

Pero el sistema educativo surcoreano conlleva aspectos negativos, desde la falta de creatividad a la infelicidad de sus estudiantes.

Casi es el menor de los problemas de este es su excesivo fomento de la memorización, ya que tanta presión deriva en un insano estrés para sus estudiantes. La gran mayoría afirman sentirse solos y haber pensado al menos una vez en el suicido por malos resultados académicos. Fruto de esto, su tasa de suicidio entre menores de 24 es la más alta del mundo. Se están instaurando varias medidas para hacer frente a este problema como la instalación de una red nacional de centros de prevención.


También te gustará

1 comentarios

LA HEMEROTECA