La desafiante Orquesta Roja

16:09:00

María Pontes
Era el año 1939 y en Europa ya se respiraba un ambiente prebélico de extrema tensión.  Un judío polaco armado valor para desafiar a Hitler, decide crear una organización de espionaje contra Alemania. Hablamos de Leopold Trepper, que con ayuda del régimen soviético creará la que será denominada más tarde por los nazis como Orquesta Roja. Su objetivo era vigilar al régimen del führer y controlar sus movimientos. A finales de ese mismo año estalla la 2º Guerra Mundial tras la invasión de Polonia por parte de Hitler en su deseo de dominar el mundo y llevar a la nación alemana a la cúspide del ser humano, en concreto a la raza aria.

El mismo año en el que comienza la que será la guerra más sangrienta de la Historia, Hitler se pone en contacto con Stalin para que la URSS no intervenga en un conflicto futuro en Europa a cambio de repartirse el territorio de Polonia, firman el famoso pacto Ribbentrop-Molotov. Las potencias aliadas advirtieron a Alemania que si invadía Polonia no dudarían en entrar en conflicto para preservar los territorios europeos, pero Hitler tenía muchos cabos atados y se lanzó a la invasión de Polonia por el Oeste mientras el ejército soviético hacía lo propio por el Este.  La situación era totalmente favorable a Alemania ya que en 1940 el ejército alemán ya había conseguido llegar a París, la capital de la ‘liberté’.  Pero en 1941, la ambición del führer le llevó a cometer un grave error que será el principio de su fin: la invasión de la Unión Soviética en la llamada ‘Operación Barbarroja’.

La URSS no iba a dejar que el fascismo penetrase en  las raíces del suelo comunista que impregnaba el vasto territorio ruso. Y Leopold Trepper (agente de la Inteligencia Militar de la URSS) crea la Orquesta Roja, un grupo de espionaje que tenía ramificaciones en Bélgica, Holanda y Francia que estaban ocupadas por los nazis. Pero sus agentes también penetraron en Japón (aliado de Alemania), en la neutral Suiza y en la mismísima cuna del nazismo, Alemania. Esta organización estaba formada en su mayoría por alemanes aunque también por soviéticos: músicos, escritores, militares... Todos ellos tenían un denominador común: la oposición al régimen de Hitler.

La Orquesta Roja empezaba a realizar su particular música, y es que los alemanes denominaban “pianistas” (“músicos” para los soviéticos) a los integrantes de esta organización de espionaje que se encargaban de pasar la información, sin que fuese interceptada por los nazis, a través del telégrafo que actuaba de “piano”. La denominación de “roja” provenía claramente del carácter soviético que impregnaba a la organización.

Justo cuando la ‘Operación Barbarroja’ se ponía en marcha en junio de 1941, la estación de radio de Kranz interceptó varios mensajes en Morse de los “pianistas”. Los alemanes habían descubierto que estaban siendo espiados y pusieron en alerta al Contraespionaje alemán para que estuviese vigilante. Pero los nazis no lograban encontrar la fuente de difusión de los mensajes que contenían información de vital importancia que estaba ayudando a las potencias aliadas a ganar la guerra. Hitler puso a trabajar rápidamente a la Gestapo que pensaba que todos los comunistas estaban en prisión tras las purgas realizadas. Die Kapelle (‘Orquesta Roja’ en alemán) ya había avisado a Stalin de la inminente invasión alemana en 1939, pero el líder soviético hizo caso omiso de la advertencia pensando que Hitler no se atrevería desafiarle.

La Orquesta Roja no solo pretendía eliminar a Hitler y acabar con el nazismo, si no que  pretendía establecer un régimen comunista en Alemania tras el final de la guerra. Estaba estrechamente vinculado a la inteligencia soviética y no actuaba en solitario, ya que otras organizaciones como Rosa Blanca o el Frente Negro se ocupaban de distribuir propaganda en contra del régimen alemán imprimiendo octavillas y realizando pintadas en las calles de Berlín.

El 31 de agosto de 1942 la Gestapo desmanteló la organización realizando más de 600 arrestos en París, Bruselas y Berlín. Los detenidos fueron llevados a juicio y algunos de ellos fueron condenados a muerte y a cadena perpetua.

Esta organización fue clave para el desarrollo de la 2º Guerra Mundial y, tras la guerra, las potencias aliadas se interesaron en la forma de actuación de esta organización ya que por delante estaba la temible Guerra Fría, una lucha por el control del mundo entre Estados Unidos y la URSS. 



También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA