Ser la polla sí que es un coñazo

17:36:00

Antònia Fontirroig
La lengua, ese sistema en el que todos participamos y cuya función principal es establecer la comunicación en una comunidad, también es el reflejo de esa comunidad y el elemento más visceral de una cultura. Por ello, si nos paramos a analizarla unos segundos, veremos que está llena de tópicos machistas que incluso los más (y las más) feministas utilizan diariamente en el habla coloquial sin ser conscientes del machismo que se aprecia en sus vocablos y que, irremediablemente, es un síntoma más de dicha lacra social, una evidencia más de que no está todo hecho y que debemos tomar conciencia de estos detalles para construir una sociedad más justa e igualitaria —tanto en derechos como en obligaciones— y rica en valores.

Los coloquialismos a los cuales me remito son las expresiones "¡Esto es la polla!" y "¡Esto es un coñazo!". Me imagino que no les será desconocido su significado, pero, por si acaso, procederé a la explicación de ambas expresiones. La primera —la que alude al sexo masculino— se emplea para referirse a todo lo que es positivo, divertido, fantástico, maravilloso, gratificante... No obstante, la segunda —esa que añade un aumentativo despectivo al sexo femenino (-azo)— se utiliza siempre que algo nos causa tedio o aburrimiento. En otras palabras: se asocia a la mujer con algo que desprende connotaciones desagradables, fastidiosas o molestas.

Recordando que el uso de esas expresiones coloquiales no implica que el que las emite sea consciente de semejante mensaje machista, no estaría de más impulsar una campaña para dar a conocer estas realidades, que por insignificantes que parezcan, denigran a la mujer injustamente.

También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA