Oda a los estudiantes turcos

16:56:00

Margarita Arredondas

No solo ocurren tragedias en Europa

Estudiantes, imaginémonos un día normal de nuestra vida: suena el despertador, nos levantamos, vamos a clase, volvemos a casa, hacemos trabajos, salimos con nuestros amigos, todo ocurre con total normalidad. Suponemos que es la situación que tienen todos los estudiantes del mundo, o por lo menos del mundo que nos interesa y que queremos ver, lo que se limitaría a Europa y poco más. Todo lo que esta fuera de nuestras fronteras nos importa más bien poco. Pues bien, no solo ponen bombas en Francia, hay ciudades que viven en un continuo miedo, como Ankara. En esta ciudad ya han muerto 136 personas a causa de la violencia terrorista desde octubre. El último, ocurrido el pasado domingo dejó, además, 125 heridos de los cuales 19 se encuentran en estado crítico. Pero como Ankara no es París no hay hashtags en su apoyo, no hay suficiente información por parte de los medios. Que más da, Turquía nos queda muy lejos y nosotros seguimos mirando hacia otro lado.

Algunos de los fallecidos el pasado domingo en Ankara

Pero, ¿por qué empiezo hablando de estudiantes?, la razón es que Ankara tiene la segunda mejor universidad del país, por lo que muchos jóvenes de otras partes del país están estudiando ahí. Jóvenes que, como mi amiga Sema de Esmirna estarían más seguros en sus hogares, lejos de ese peligro constante. Jóvenes a los que incluso sus padres les han aconsejado que vuelvan a casa, que dejen la carrera, una carrera por la que han trabajado duro. Sema me envió un whatsapp en el momento en el que ocurrió el atentado del domingo diciéndome que estaba bien, que no me preocupase. También me contó que dos horas antes estuvo en el lugar donde explotó la bomba haciendo un examen. Dos horas. 

En dos horas puede pasar de todo. Se podría haber quedado en ese lugar tomando un café con sus amigos, típico después de hacer un examen. Podría haber tardado más o haber llegado más tarde. Sema es consciente de lo cerca que estuvo del horror, por lo que envió mensajes disculpándose a todas las personas con las que estaba enfadada después del atentado. “La vida es demasiado corta para odiar”, me dijo.

Mi amiga Sema es una chica muy afortunada, pero desgraciadamente no todo el mundo corrió la misma suerte. Ali Deniz Uzatmaz y Ozankan Akkus, estudiantes y amigos de la infancia murieron a causa de la violencia que azota la capital turca. Uzatmaz falleció el 10 de octubre en el ataque con bomba del Estado Islámico mientras se manifestaba a favor de la paz. Tenía 19 años. Akkus subió una foto al Twitter con la frase “siempre vivirá en nuestros corazones”. Este domingo Akkus también falleció en el atentado del grupo kurdo TAK.

Ali Deniz Uzatmaz & Ozankan Akkus

“Nadie sabe qué está pasando aquí, pero todo el mundo sabe lo que está pasando en Francia”, me dijo Sema cuando le conté que quería escribir sobre la situación de Ankara. Ademas, dice que es un honor para ella. El honor el mío por tener una amiga tan valiente en una situación tan difícil.

Sema Yaren Cömert (Esmirna, 1997)
Todos los estudiantes turcos, y sobre todo los de Ankara están siendo valientes. Se están levantando por las mañanas para ir a clase, para conseguir sus sueños y el trabajo que desean, están ganándole al miedo. Como estudiante, me siento muy orgullosa de ellos.


También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA