Entrevistamos a Gonzaga Manso: «Lo que hago es crear una realidad que no existe»

12:45:00

Gonzaga Manso
Clara Pino
Gonzaga es fotógrafo profesional, realizador y publicista. Ha trabajado para compañías como Smart o WWF y con directores como Javier Fesser. Crea sus propias fotografías y recientemente ha estrenado su cortometraje ‘Hostal Edén’, que se sigue moviendo por diferentes festivales de cine. Estáis invitados a conocerle mejor en esta entrevista, además de compartir su pasión por este arte:


"Estanque", extraído de gonzagamanso.com, © Gonzaga Manso

¿Desde siempre has estado interesado en este mundo de la fotografía y la publicidad?

No. Digamos que desde muy joven, pero no desde siempre. Cuando iba al ‘cole’ pensaba que iba a ser arquitecto, hasta que me enamoré de una chica. Quería contar que estaba enamorado y empecé a hacer fotos. Eran unas fotos horribles. No sirvieron para contar lo que yo sentía dentro pero me fui enganchando. Cuando salí del colegio me di cuenta que la arquitectura no iba a ser lo mío, que si pudiera elegir yo sería fotógrafo, viajar haciendo fotos… Me di cuenta que yo quería contar historias más o menos a los 16 años.

Para ti, ¿qué elementos son los más importantes a la hora de fotografiar?

Para mi lo más importante es la idea: qué es lo que tú quieres contar, cual tu historia, qué es lo que tiene que haber en esa foto, corto o película que estés creando. Y a partir de ahí, un montón de cosas. A mi me importa mucho la luz, quien es el actor o actriz, el decorado… En general toda la estética. Pero todo nace de un concepto, para mí un cortometraje debe tener dos cosas: una parte visual y una idea.

¿Crees que un fotógrafo necesita formación o cualquier persona con cámara ya se puede considerar fotógrafo?

Yo considero que para ser un buen fotógrafo y contar tus propias historias no necesitas una formación. Yo, por ejemplo, soy autodidacta completamente. Pienso que para que alguien sea fotógrafo debe tener una intención y una necesidad de contar, de plasmar algo en su imagen. Es como si decimos que cualquiera que conduzca un coche ya lo podemos considerar un piloto. Resumiendo, no necesitas ningún tipo de formación pero si sentir, al menos, que estás comunicando algo con tus imágenes. Igual la foto no es buena, pero tú quieres contar, por ejemplo, que has tenido un día de mierda y tu foto lo transmite (o lo has intentado) y buscas crear algo. En ese punto, para mí, está la diferencia entre ser fotógrafo o no. Pero al fin y al cabo son solo etiquetas que tampoco importan mucho.

¿Consejos para jóvenes estudiantes de fotografía?

Les daría dos consejos. Primero, sé valiente y haz lo que sientas que quieres hacer y contar, sin importar lo que te digan los demás. Lo que pasa en muchas escuelas es que solo te enseñan un tipo determinado de fotografía: ”tienes que iluminar así”, “tienes que poner en plano de esta forma". Esto sirve para nada y todo a la vez. Lo más importante es que tú tengas tus ideas y tus herramientas para utilizarlas como quieras. Por otra parte, para mí ser fotógrafo o director es un trabajo maravilloso, y muy satisfactorio, pero es una locura de sacrificado: trabajas fines de semana, en ocasiones puedes estar 20 horas sin parar, otras veces no tienes trabajo… Es una profesión inestable y complicada. Si es tu pasión, la vas a disfrutar como un ‘cabrón’ , pero si no lo es, dedícate a otra cosa y que la fotografía sea tu hobbie. Para dedicarse a esto hay que estar muy loco. Por lo tanto mi segundo consejo es que si la fotografía es tu pasión la persigas hasta lograr tu objetivo.

Comentamos que mucha gente preferiría tener un jornada fija de 8 horas diarias, es decir, un trabajo estable. Gonzaga nos responde con una reflexión que a mi, personalmente, me emociona: 
 
“Al final vivimos solo una vez y yo quiero que mi vida sea lo más intesta, variada e interesante posible. Todo lo que conlleve crear y hacer cosas nuevas cada día es mucho más emocionante que estar en una oficina 8 horas sin parar. Todos los proyectos son diferentes. Es una ‘putada’ en ocasiones porque con la crisis hay menos proyectos de los que debería haber, puedes estar 2 meses sin trabajar y luego otros 3 trabajando a muerte. Esta inestabilidad a veces es complicada, pero yo lo prefiero mil veces a ser un robot de oficina.”

Sobre tu obra, comentas en tu web (http://gonzagamanso.com/): “contar una historia que no existe ver a alguien que no es. Paredes de contrachapado, modelos en poses incómodas y flashes que fingen ser el sol. Todo es mentira, una mentira que sirve para contar la verdad, que sirve para transmitir, que sirve para emocionar”. ¿Podríamos decir que la “mentira” inspira tus obras?

Sí. Más allá de lo que digo en ese texto, por lo menos en este tipo de fotografía se necesitan flashes o la modelo no tiene esa historia en la realidad sino que está interpretando. Yo al final lo que hago es crear una realidad que no existe, me la invento. Me gusta mucho que sean mundos imaginario u otras épocas. Por ejemplo, hace un tiempo hice unas fotografías ambientadas en la Revolución francesa, una familia en un palacio francés y a través de ellas cuento una historia muy personal. Normalmente cojo las cosas que yo siento y que me pasan y las cuento en otros lugares. También como ejemplo, mi corto ‘Hostal Edén’ , una historia imaginaria sobre un motel de carretera y con personajes inventados en el que el tema principal en la soledad está inspirada en una reflexión sobre la soledad que me dijo mi novia a los 18 años.


Marie Antoniette, extraído de gonzagamanso.com, © Gonzaga Manso

Hostal Edén’ es el primer cortometraje de Gonzaga Manso. Gracias a el, ha recibido premios como el de Mejor dirección y Mejor vestuario en el Festival de Cine de Medina del Campo o el premio a Mejor imagen y Mejor Actor en la Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid, entre otros premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional. Le comentamos que nos sorprende que a partir de una reflexión sobre la soledad se haya creado un cortometraje. Nos responde lo siguiente:
 
“El corto habla de la soledad, de que aunque en ocasiones nos sintamos abandonados del resto, siempre habrá alguien que se sienta igual que tú en ese mismo instante. Todos reímos, todos lloramos, hay madres que han perdido a sus hijos, hay gente que se ha enamorado, hay personas a las que se le ha muerto su perro. Puedes pensar: “joder, soy la persona que peor lo está pasando del planeta”, pero también que hay más personas que están pasando por lo mismo y eso hace que yo me sienta menos solo.”


El fotógrafo Sebastiao Salgado dijo una vez que “no es el fotógrafo el que hace la foto, sino la persona que es fotografiada”. ¿Estás de acuerdo?

Es una frase muy bonita que puede servir para algunos tipos de fotografía pero desde luego para la mía no. Al final lo que Sebastiao hace es ir a un lugar, capturar el momento y contar la historia. Yo hago justamente lo contrario: tengo una idea y la creo desde cero. Los actores son otro elemento más para contar la historia, al igual que el decorado o las luces.

¿Qué es la inspiración para ti? ¿Es algo que va y viene o algo que se necesita ejercitar para obtenerla?

La inspiración es algo que maravilloso y dependiendo del momento de tu vida es algo que va y viene. Usualmente cuando estas sintiendo cosas intensas. Por ejemplo: un viaje espectacular o algo fatídico como que un amigo haya tenido un accidente de coche. Tras cosas como estas tu cabeza está desbordada.

A nivel profesional es algo que casi no sirve, hay pocos momentos en los que tienes inspiración. El resto del tiempo, es trabajo. Por ejemplo tienes que crear un anuncio y no es tu mejor día pero tienes que intentar hacerlo lo mejor posible.

¿Por qué este afán en tus obras de fotografiar personas?

Al principio también hacia paisajes. Hice paisajes bonitos, pero pensaba “vale, si alguien viniese hasta aquí hubiese hecho la misma foto.” No sentía que estaba contando mis historias, que mi forma de contarlas era a través de personajes y decorados. Al final es tu voz, tu marca. En este registro es en el que más disfruto.

Hemos visto que has estado dando conferencias en países como Perú, Colombia, Chile… ¿Crees que viajar, conocer nuevas culturas y gente diferente es fundamental en el mundo audiovisual?

Yo creo que viajar es algo fundamental en general. Ser una persona rica en sentimientos, conocimientos y experiencias hará que seas mejor fotógrafo. Si yo no hubiese salido de mi barrio sé que mi visión sería mucho más pobre. No hace falta moverse muy lejos, seguro que en tu misma ciudad hay gente que vive realidades muy diferentes a las tuyas. Por ejemplo, yo hice una fotografía en las que aparecen cabras:

"Burka", extraído de gonzagamanso.com, © Gonzaga Manso 


y algo de lo que más disfrute en esa foto fue ir a la Sierra de Madrid ,que se encuentra a una hora escasa en coche, a pedirle al cabrero que me alquilase una cabra. Parecía una locura hacer un casting de cabras, pero lo pasé de puta madre y aprendí muchas cosas de ese cabrero.

Pregunta corta: ¿Director o fotógrafo?

(Risas) Lo mío va por etapas. Yo empecé como fotógrafo y para mí es lo más fuerte, pero ahora llevo una etapa que lo que más hago es dirigir. Estamos preparando mi siguiente corto, pero lo que me encantaría es hacer películas. Eso sí, nunca abandonaré la fotografía.

Para terminar, ¿qué proyectos tienes para el futuro?

Ahora mismo estamos trabajando en publicidad, en este mes tenemos que realizar 4 campañas publicitarias distintas. Sobre todo lo que más me interesa es seguir moviendo ‘Hostal Edén’ por los festivales e intentar rodar pronto mi nuevo cortometraje. Estoy muy ilusionado con el guión y creo que puede quedar muy bonito. También tengo un proyecto secreto así que no lo voy a contar. De momento espero que esto sea mi futuro.

También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA