Un poco de «No me llores» de Irene X

11:09:00


Antònia Fontirroig
Título: No me llores

Autora: Irene X

Editorial: Harpo

ISBN: 978-84-942612-5-1

La autora forma parte de esa nueva ola de jóvenes escritores que han agitado al fin el panorama nacional poético, aunque ella ha renegado del oficio de poeta. Tanto si lo es como si no, No me llores es el tercer libro que firma Irene X con la ayuda de Harpo Libros. Entre versos cortos, largos y larguísimos —poesía en prosa, como lo han ido llamando—, Irene llega a ocupar 178 páginas con esa combinación de ingenio y encanto que la ha caracterizado desde que comenzó a publicar sus textos en la blogosfera. En consonancia con sus dos publicaciones anteriores (El sexo de la risa y Grecia), No me llores sigue presentando poemas repletos de enumeraciones, preguntas retóricas e imágenes que no han dejado indiferentes ni a sus lectores ni a sus detractores más feroces, con el único fallo, quizás, de que a veces la lectura del poema puede resultar algo atropellada.

El poemario, además, tiene la particularidad de que cada uno de los textos —a excepción del que abre el libro— da inicio con los versos de otro artista, ya sea poeta, cantante o narrador. Así nos encontramos con versos de María Sotomayor y Duli Martínez, frases de Julio Cortázar o de Pedro Pastor, ¡incluso a los mismísimos Vetusta Morla!

Otra constante en este último título son las alusiones a los personajes de Caperucita Roja, el lobo y la abuela, que incorpora de manera natural, casi espontánea (El mensaje del rey cuenta que Caperucita mató a su abuela, desaparece la magia); y es que si algo me interesa destacar de Irene es su frescura y facilidad para unir influencias de aquí y de allá, porque donde unos leen el sintagma sin trasfondos, otros se complacen al comprobar que la sencillez esconde diferentes matices, como cuando habla de la tercera bala vencida o de ruedas por mi cara, que son lágrimas. Se aprovecha de la doble interpretación que ofrecen las palabras y de su sonoridad, de refranes y de dichos populares, hasta de los versos más famosos de Bécquer.

La línea argumental oscura que destapó con El sexo de la risa y que profundizó con Grecia sigue predominando en No me llores, y sólo al final arrojará ese rayo de luz tan esperado, el mensaje positivo: Y por encima de todo, que hay que saber cuándo rendirse: nunca.

La han tildado de cursi, de poeta sentimentaloide y de escribir para adolescentes, pero si estáis curados de prejuicios y os apetece saber qué leen las generaciones más jóvenes del país, debéis empezar por Irene.

También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA