El ritmo de la calle: danzas urbanas que rompen fronteras

14:30:00


Nora Aragón Basterrechea

El grupo de paseantes que se ha parado a verle le vitorea y aplaude mientras hace piruetas al ritmo del nuevo éxito de Kanye West. Intenta no perder la concentración, disfrutando sus minutos de fama. No sabrá hacer portés perfectos, pero acaba de clavar la última estrofa. Tiene que cambiar rápidamente de postura, que empieza la siguiente canción y cada vez hay más gentío. No necesita más. Lleva ocupando la misma esquina con sus altavoces cuatro meses. No lo dejaría por nada del mundo. Va mejorando; cada vez le salen mejor los pasos de break y ayer consiguió hacer esa pirueta mortal que tanto se le resistía. No puede estar un solo día sin bailar. Como para muchos, “el hip hop es su vida”.

Todo comenzó a mediados de los 80, en los barrios marginales de grandes ciudades norteamericanas, aunque podría decirse que el kilómetro 0 del hip hop no es otro que el Bronx. Poco a poco, la cultura hip hop se apoderó de todos los ámbitos de la vida juvenil: presentándose como un movimiento reivindicativo de la lucha que día tras día las familias afroamericanas de estas zonas abandonadas por las políticas sociales tenían que llevar a cabo. La creación de la etiqueta "Parental Advisory", los primeros temas de Kool and The Gang!, las zapatillas Nike, el Fuck Da Police de NWA… la historia del hip hop podría describirse mediante iconos que reclaman una nueva forma de arte.

El hip hop revolucionó todos los aspectos de la cultura juvenil, incluyendo el baile. Desde entonces la fiebre por la danza urbana ha invadido desde los rincones de los barrios más marginales de París hasta las aulas de las principales escuelas de baile del mundo, donde una clase con algunos de los coreógrafos más reconocidos puede rondar los 1.000 dólares.

Hasta hace unos pocos años, los principales referentes del mundo de las puntas miraban por encima del hombro a este estilo callejero que pretendía ser danza, pero que nunca llegaría a estar a la altura de las grandes compañías de danza clásica. Andaban bastante desencaminados… en la actualidad, gracias en gran parte a la comercialización de películas y musicales como la saga "Step Up" y "Street Dance" o los programas "Fama, ¡a bailar!", "America’s Best Dance Crew" y el reciente "Top Dance", la danza urbana es la disciplina que más adeptos tiene en todo el mundo y que más éxitos ha cultivado en sus múltiples versiones.

Los estadounidenses son los reyes, sin embargo, cada vez son más los países que se apuntan a la moda de hacer festivales de street dance, batallas de freestyle, campeonatos, masterclasses… un auténtico sueño para todos los amantes del baile y para bailarines y coreógrafos que quieren encontrar su hueco en el exigente mundo de la danza. 

El trono de Estados Unidos como principal productor de coreógrafos, escuelas de danza y grandes bailarines urbanos comienza a tambalearse. El exitoso Kpop tiene su homólogo en la danza urbana. Filipinos y surcoreanos han sucumbido también al ritmo de las canciones de Usher o Rihanna y al dougie, conformándose en los últimos años miles de escuelas de danza y grupos que han llegado en poco tiempo a posicionarse en los primeros puestos de las competiciones de hip hop mundial, por delante de los propios estadounidenses. "A-Team", un grupo de 40 bailarines filipinos, se convirtió en el vencedor de la última edición del "World Hip Hop Dance Championship", celebrado en San Diego.

Los jóvenes asiáticos están poco a poco quitándose la fama de "obsesionados con el trabajo” y “fríos” con la que en Occidente les hemos etiquetado. Empezando por la apertura de escuelas de flamenco y continuando con la formación de los propios grupos de street dance, están haciéndonos ver que pueden bailar tan bien o mejor que cualquier occidental

Un gran número de los bailarines mejor considerados de hip hop del mundo son asiáticos. Es el caso de Lee Jae Hyung “Poppin J”, un verdadero mago del poppin, Di “Moon” Zhang, ganador de America’s Best Dance Crew junto a su grupo I.aM.mE, o Hozin, uno de los bailarines que más galardones ha conseguido en competiciones de poppin.

Locking, popping, shuffle, break dance, funky… existen miles de estilos dentro del conjunto de la danza urbana. El hecho de que el baile urbano se haya internacionalizado tanto ha promovido su enriquecimiento, con nuevos ritmos, mezclas con otros estilos de música, danzas tribales, su unión con otras disciplinas de danza…  el Street Dance es todo un mundo que rompe fronteras.

También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA