Nora Navas: «La carrera del actor es de fondo, debes ser pasional y querer transmitir valores bonitos»

16:50:00




Nora Aragón

Nora Navas (24 de abril de 1975) es actriz. Ganadora del Goya a Mejor actriz protagonista y de la Concha de Plata por Pan negro (Pa negre), además de conseguir el premio a la Mejor Interpretación Femenina en la Seminci de 2013 por Todos queremos lo mejor para ella; la barcelonesa no siempre tuvo del todo claro que se quería dedicar a eso del cine.

N. Navas: Empecé a bailar a los cuatro años. Tengo vídeos míos haciendo de Shirley Temple y Dorothy de El mago de Oz. Pero como todos los jóvenes, empecé a ir a la universidad: Humanidades hasta 3º, sin saber muy bien dónde me estaba metiendo. Pero iba más al aula de teatro que a clase. Hacía obras de Shakespeare, de Lope de Vega… A esa edad tienes la máxima creatividad, pero el problema es que no sabes cómo canalizarla. Me empezaron a salir varios trabajos simultáneos; hice un programa infantil de Canal Plus, aparecí en algunas series… pero no me consideraba actriz: iba al teatro y me aburría, “pero cómo me voy a dedicar a algo que me aburre cuando lo veo”. Cuando hice un curso de teatro con unos argentinos, conseguí un papel para una coproducción en Buenos Aires y empecé a ver un teatro que me entusiasmaba, a hacer obras con gente que me rompió mis esquemas… Al volver a España, con unos 22 años o así decidí: soy actriz.


N. Aragón: ¿Qué crees que te han aportado el mundo del teatro y del cine, por separado?


N. Navas: El mundo del teatro es “mami”, es como mi casa, un lugar en el que siempre podré investigar, encontrar papeles maravillosos… En el cine hay una maquinaria más estricta, con proyectos que cuesta mucho más tirar hacia delante. En ese caso yo no soy uno de los principales motores, sino que hay mucho más detrás. Tengo que dar lo mejor de mi arte y actuar en sintonía con el resto del reparto, pero es verdad que el teatro es un proceso en el que puedo zambullirme durante dos meses y modificar la obra si quiero. Son dos mundos muy distintos. En estos tiempos en los que suelen ofrecer sobre todo papeles de mujer o de “novia de”, puedes encontrar en el teatro con facilidad miles de mujeres protagonistas magníficas… y si no te convencen puedes transformarlos incluso: Nuria Espert coge al Rey Lear y lo convierte en mujer… o Tres hermanas, Daniel Veronese los hace hombres. En el escenario hay mucha más libertad creativa y no importa tanto la imagen.


N. Aragón: Estos cambios de género o cambios por ejemplo en papeles de la edad, situando a mujeres u hombres maduros en papeles para jóvenes, trastocando totalmente el argumento… ¿los verías posibles en el cine?


N.Navas: Tendría que ser una intención ya desde inicios del proyecto, no se podría ir cambiando las características de los personajes a lo largo de la grabación porque se trastoca todo. A mí me llegan los proyectos de películas cuando ya están muy tratados por el guionista. En caso de haber un cambio de roles no puedo aportar nada, soy mucho menos partícipe de ellos.


N. Aragón: ¿Qué crees que has dejado de lado en tu carrera como actriz? Algo que hayas apartado de tu camino y que quizás en otras circunstancias podrías haber hecho. O algún proyecto en el que te arrepientas no haber participado.


N. Navas: -Medita un poco la respuesta- La verdad es que vivo mucho en el presente. Soy más de decir que no a que sí. Es decir, no me importa comer más patatas y menos lenguado con tal de hacer proyectos que me enriquezcan y con los que verdaderamente disfrute de mi trabajo. A toro pasado no me reconcome el hecho de no haber participado en tal o cual proyecto. Mucha gente me dice que soy muy intuitiva a la hora de escoger personajes, y aunque suene ególatra, creo que lo soy. Por ejemplo, en El ciudadano ilustre tengo un papel muy pequeñito a pesar del momento en mi carrera en el que estoy, en el que podría apostar por papeles más protagonistas, y me siento muy a gusto conmigo misma.


N. Aragón: Hablando de El ciudadano ilustre [película ganadora de la Copa Volpi a mejor actor en el Festival de Venecia, de varios galardones en la Seminci de Valladolid y seleccionada para representar a Argentina en Mejor película de habla no inglesa en los Oscars],  ¿qué te ha parecido el resultado final?


N. Navas: Ha surgido una película maravillosa, que me ha sorprendido incluso respecto a lo que yo me esperaba. Me imaginé tanto en cuanto a lo que no me pudieron mostrar de lo que grabaron en Argentina y yo no formaba parte, que cuando lo ví por primera vez en la Mostra de Venecia me emocioné. Es tan grande el trabajo del actor principal, y del resto del reparto… creando ese pueblo en el que cada uno con su pequeño papel ha creado esa realidad tan asfixiante y dolorosa.


N. Aragón: Por último me gustaría que dieses una visión lo más clara posible de la situación actual de los actores, para todos aquellos jóvenes que quieren empezar a labrarse su caminito como hiciste tú en su momento.


N. Navas: -Abre los ojos y se ríe-  Hablando en general, dejando de lado el hecho de crisis o no crisis… yo creo que todo es cíclico, hay momentos buenos y malos. Tampoco deberían sentirse presionados por las redes sociales, por hacerse un canal de youtube, por conseguir una gran cantidad de seguidores… La carrera de actor es una carrera de fondo, en la que se debe ser pasional y has de querer transmitir valores humanos bonitos. Ya sea mediante una obra de Mamet o de Chéjov, haciendo de criada o de reina…


Debes informarte para crear a tus personajes: saber de historia, de literatura… si tú como intérprete te nutres de eso, de tener todas las herramientas posibles para salir a escena y disfrutar, el resultado nunca defraudará. A mi me encanta prepararme los papeles, soy como una esponja; si hace falta me voy dónde sea para analizar a la gente y conseguir un producto final más realista.


Me encuentro muchas veces con jóvenes que están en grupos amateurs de teatro, voy a charlas para estudiantes de bachiller que quieren ser actores… y siempre acabo diciendo lo mismo: que lo hagas porque sea necesario en tu vida, porque si no haces esto te mueres. Me encantó el discurso de Nuria Espert unos días atrás, cuando le dieron el Princesa de Asturias: “El teatro es un dueño que se apodera de mi. Estoy condenada a hacer esto, no por el dinero sino porque es mi manera de vivir”.

También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA