SEMINCI 2016. 22 octubre - Un equilibrio entre las furias y el amor

1:21:00


Nora Aragón

Así define Miguel del Arco el argumento de Las Furias, su ópera prima en el cine, con la que inaugura hoy la 61 edición de la Seminci de Valladolid.

El explosivo director de la compañía Kamikaze nos presenta  un film iluminado por un reparto de lujo conformado por actores de la talla de Carmen Machi, Mercedes Samprieto, Alberto San Juan, Emma Suárez o José Sacristán. Con Las Furias nos invita a pasar un fin de semana en la señorial villa de los Ponte Alegre, una variopinta familia cuyo padre (José Sacristán), antes dramaturgo de éxito, sufre de Alzheimer y cuya madre (Mercedes Samprieto) mantiene una relación con una psicóloga treintañera (Barbara Lennie). Con la excusa de celebrar la boda de Héctor, el hermano mayor (Gonzalo de Castro), con su novia desde hace veinte años (Emma Suárez), se reúne la familia al completo y la convivencia se transforma así en un ejercicio de tira de afloja entre los problemas y furias que les aprisionan y el intenso amor que se profesan.

Mediante un argumento no necesariamente impresionante, la película te arrastra hasta la mente de los miembros de la familia, cada uno loco a su manera y te hace zambullirte en sus luchas personales, que conforman un todo en el que todas las piezas terminan por encajar.

A un José Sacristán diezmado cruelmente por el Alzheimer le acompaña fielmente su nieta, interpretada por Macarena Sanz, una adolescente que sufre trastornos psicológicos pero que resulta ser la que mejor entiende los temores de los que la rodean.

Centrándose en las interpretaciones de estos titanes del séptimo arte, Miguel del Arco hace del film una continuación de su estilo teatral, apoyado en la tradición clásica. Para el director, la necesidad de contar la historia de esta familia troyana proviene de la intención de hablar de la familia, el universo que nos define. "Es un sitio al que hay que volver, pero también del que te sueles querer diferenciar y salir. No son las afinidades electivas que son los amigos, sino el clan que no puedes elegir" sentenciaba. A sus ojos, el cine español no está acostumbrado a hablar de la familia en comparación con Hollywood, a pesar de que el núcleo sea más férreo en nuestro país que en Estados Unidos, donde por lo general los hijos abandonan el nido al entrar en la universidad y solo se reúnen con sus familiares en Acción de Gracias.

Otro de los largometrajes presentados hoy es la israelí Omor Shakhsiya (Asuntos personales), dirigida por Maha Haj, 2016.

Este film, perteneciente a la sección "Punto de encuentro" del festival -dedicada a primeras o segundas películas de bajo presupuesto realizadas en países con poca representación cinematográfica- nos acerca a las peripecias diarias de una familia en la que los ancianos padres viven amargamente su rutina mientras tratan de decidirse por ir a visitar a su hijo mayor que vive en Suecia y el hijo menor acaba siendo interrogado por el ejército tras discutir con su novia en la frontera con Jerusalén. Entre tanto, la hija lidia con un bebé a punto de nacer y una abuela que no sabe si va o viene.

Con un reparto muy bien enzarzado, la película logra alejarse de las amargas imágenes que se difunden diariamente sobre el conflicto palestino-israelí  y hacer ver al espectador que, aunque cueste, en este país también hay sitio para la risa.

También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA