SEMINCI 2016. Frágil (des)equilibrio

17:50:00




Beatriz Castañeda

Tres historias, tres personajes, tres continentes. Son los tres pilares sobre los que se sostiene la opera prima de Guillermo García López, un documental que refleja la naturaleza de la vida contemporánea. Tres caminos que los espectadores recorren a través de la mirada y el aliento crítico de un personaje único: José Mujica. Tres soportes a través de los cuales la productora Sintagma films demuestra cómo todo lo que nos rodea se mantiene en un perfecto e inestable "Frágil equilibrio".

La acogida del documental ha sido espectacular y sus creadores se han mostrado muy agradecidos con los espectadores, con quienes mantendrían después un intenso coloquio acerca de su producción y de la filosofía del mundo actual. A pesar de ello, el director asegura que "una sala de cine es sólo el principio. El objetivo final es llegar a la concienciación social, comenzando incluso desde las escuelas y los institutos".

Este gran proyecto comienza cuando una figura como José Mujica acepta ser el hilo conductor de un documental que supondría una crítica ante el mundo globalizado. "El hecho de que Mujica aceptara tomar parte en nuestra idea demuestra precisamente el mensaje que queríamos lanzar, aquello que él representa", comenta Guillermo García. De esta forma, las declaraciones del ex presidente uruguayo consiguen aunar bajo una misma debilidad a culturas tan distantes como lo son la africana, la europea y la asiática.

"Son tres historias comunes, que podrían ser de cualquiera. Se complementan y se oponen al mismo tiempo. Lo que a uno le falta, otro lo tiene. Lo que a uno le molesta, el otro lo busca", explica el director. La cámara profundiza en la vida de una familia desahuciada española, una comunidad africana que trata de superar la frontera de Melilla y un ejecutivo japonés. Sus declaraciones, unidas a la visión de Mujica y un material audiovisual impoluto, ilustran las contradicciones del modelo consumista que lidera la sociedad mundial.

La obra es un ataque al egoísmo, un llamamiento a la búsqueda de un bien colectivo que parta del conocimiento individual. Un disparo al núcleo del mundo actual que, sin embargo, mira al futuro con optimismo. Un toque de atención a la sensibilidad y la razón que, paradójicamente, desequilibra el mundo del espectador.


También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA