El noroeste se rinde a Sidecars: «Es muy bonito escuchar algo tuyo cantado por gente a la que admiras»

14:00:00


Jacobo Salgado

Entre estatuas de buda y demás dioses hindúes, esperábamos a que Sidecars acabara la última prueba de sonido antes de ofrecer al público vallisoletano uno de los conciertos que más han disfrutado en esta gira, en palabras de ellos.

En lo que Juancho (voz, guitarra solista) y Ruly (batería) ultimaban detalles de afinación de los instrumentos y temas de merchandising, Gerbass (bajo) nos contaba lo contento que estaba por poder actuar otra vez en Valladolid y más en una sala que le transportaba a un lugar cálido, obviando los grados bajo cero que hacía en la calle.

Agradecidos en todo momento por el apoyo y la difusión, nos sentamos a hablar tranquilamente sobre la vida, sobre su último disco “Contra las cuerdas” y sobre ellos con una naturalidad tan cercana que salimos de allí prácticamente jurándonos amor eterno.

Gira Noroeste, ¿por qué habéis elegido ese nombre?

Bueno, en realidad, es totalmente por geografía. Es porque es la zona que vamos a abarcar en esta parte de la gira y, bueno, porque no hemos sido muy originales (risas). Que la gente que viva por el noroeste de la península que sepa que vamos a pasar por ahí.

¿Qué habéis sentido al tocar algunas de vuestras canciones tan míticas, como “Contra las cuerdas” o “Los amantes”, con Dani Martín, M-Clan, Iván Ferreiro…

Es muy bonito escuchar algo tuyo, algo que has escrito tú, en tu casa, cantado por gente a la que admiras, por gente que tiene muchas más tablas que tú en esto de la música, y por gente que escuchabas cuando empezabas, es muy emocionante.

Pasando la frontera de la amistad, estar al lado de esta peña y verles con la misma admiración, pero con otros ojos, hace que sea alucinante.

Alguna canción que no incluyáis en vuestro repertorio de conciertos y queráis meter próximamente.

La verdad es que, tal y como está la cosa, hay que cribar canciones. Cada vez que sacas algo nuevo tienes que desechar otras tantas. No somos de esos de pasarnos de dos horas. Creemos que es difícil captar la atención del público con más de ese tiempo. Si lo breve es bueno, dos veces bueno.

Lo que sí que hacemos para entretenernos es cambiar canciones. Este fin de semana, por ejemplo, que venimos de hacer dos conciertos, hoy vamos a añadir “Miénteme”, que no la hemos estado tocando este fin de semana. Variar un poco es bueno para que no salgan las cosas de manera automática.

Habéis estado en Valladolid, en 2014, actuando en la sala Porta Caeli. En 2016, en el Teatro Zorrilla y, este año, repetís en otra sala de fiestas. ¿Qué ambiente os gusta más para actuar? ¿Teatros más espaciosos o salas de fiesta más íntimas?

Porta Caeli ha sido como nuestra casa. Bueno, en realidad, nuestra casa empezó en el Café Teatro. Ha sido ir creciendo y Porta Caeli ha sido una de las etapas donde más conciertos hemos hecho. Quizá hayamos hecho cuatro allí.

Estamos acostumbrados a las salas y, al final, donde más cómodos nos sentimos es en las salas. Pero, este año, hemos cogido el punto a los teatros que, a mí (Juancho) me encantan. Molan mucho, porque ves a la gente sentada escuchándote y es algo que mola porque la gente no siempre escucha y está muy bien que lo hagan. Lo que pasó en el Zorrilla fue de locos.

Después de diez años que lleváis en la música os habrán hecho infinidad de críticas y entrevistas. ¿Cuál es la mejor y peor crítica que recordáis?

Críticas malas nunca hemos pillado porque, al no haber sido un grupo de masas, no se nos ha prestado mucha atención. Desde el lado de la prensa, ni para bien ni para mal. Eso sí, ya vendrán Ernesto Neira o Fernando Navarro algún día cruzados a nuestro concierto (risas). De todas maneras, tratamos de no leer muchas críticas.

Y, bueno, para finalizar la entrevista, ¿con qué músico, cantante o grupo os gustaría hacer alguna colaboración o disco como el último que habéis sacado?

La verdad es que se nos ha quedado alguna espinita en este disco. Amigos que no han cantado, que deberían estar ahí pero que no podían, como Quique González, que se quedó fuera. Gente muy cercana con la que queremos cantar en otras ocasiones como Chino, de Supersubmarina, o el propio Quique González.

Un placer haber compartido este rato con vosotros.

El placer es nuestro, tíos. ¿Os quedáis después?

Por supuesto, ahí estaremos, en primera fila.

Y, con un blues de Miles Davis que sonaba de fondo, abandonamos ese pequeño rincón de esparcimiento en el que el grupo se reunía para dar los últimos retoques a cuestiones logísticas de cara al concierto. 

También te gustará

0 comentarios

LA HEMEROTECA